POLICIALES

La caída del “Boliviano César”, el señalado capo narco del Gran Mendoza

Julio César Alandi fue detenido el fin de semana. Incautaron cocaína y marihuana y secuestraron vehículos de alta gama.

Julio César Alandi es conocido en el mundo del hampa como el “Boliviano César”; uno de los personajes relacionados a la comercialización de estupefacientes de Mendoza más buscados de los últimos años. Tiene 45 años.

Fuerzas federales y provinciales habían clavado la mira en sus negocios comerciales particulares hace muchos años pero nada pudieron probarle relacionado a su vida delictiva. Era “el objetivo” de los policías que trabajan casos de narcocriminalidad en la provincia.

 

 

Su estadía en las calles terminó el viernes, después un largo camino de rastrillajes y trabajos de observaciones.

Secuestraron una importante cantidad de cocaína, marihuana, dinero en efectivo, elementos de corte y fraccionamiento y costosos vehículos que habrían sido adquiridos gracias a las ganancias que generaba con la venta de las sustancias prohibidas.

 

 

Obtener el dato del número de su teléfono celular se había transformado en la obsesión de decenas de detectives. Las relaciones con diferentes narcos de poder en Mendoza (muchos de ellos actualmente en la cárcel por casos resonantes) lo habían puesto en la cima de la pirámide de sospechosos del tráfico de cocaína y marihuana desde el norte del país.

 

 

Finalmente, este presunto capo criminal con base en Guaymallén pero también con domicilios en Ciudad, fue sorprendido y capturado el viernes por la tarde después de intentar darse a la fuga.

Fueron efectivos de la Policía contra el Narcotráfico (PCN) de la Dirección de Investigaciones de la provincia quienes, después de más de tres meses de observaciones con el apoyo de AFIP, le frenaron el paso mientras manejaba una camioneta bordó con prohibición para circular, luego de escapar de un domicilio de calle Soler de Capital. Entre sus pertenencias detectaron más de 70.000 pesos en efectivo.

 

 

De acuerdo con la investigación  el Boliviano César comenzó a ser investigado por denuncias al Fonodroga que hacían referencia al crecimiento de su patrimonio, hace algunos años.

Vehículos de alta gama, negocios comerciales (como una peluquería y una concesionaria automotor) y propiedades llamaron la atención de vecinos y investigadores que conocen cada rincón de la localidad de Pedro Molina.

 

 

Fuentes policiales consultadas por este diario detallaron que el “Boliviano César” tenía contactos importantes y es señalado como abastecedor de cocaína y marihuana de otros narcos “poderosos” con llegada y distribución en diversos quiosquitos del Gran Mendoza. Y este no fue un dato menor. Pero confirmar que estaba vinculado a una red de tráfico de drogas no fue una tarea fácil.

Reunidas las pruebas, la PCN primero se dirigió hasta calle Servet de Guaymallén. Ese domicilio, ubicado en el 2157, fue marcado como el de acopio de la droga.

 

 

Efectivamente, cuando los policías irrumpieron detuvieron a una pareja y secuestraron cocaína y marihuana. El hombre fue identificado como Cristian Valdez (42) y la mujer, como Andrea Susana Farías, de 26 años. Ambos quedaron a disposición de la Justicia federal en calidad de incomunicados.

 

 

Cuando requisaron el domicilio encontraron 7,170 kilogramos de marihuana en seis ladrillos y 1,580 kilogramos de cocaína. También secuestraron 12.670 pesos que serían producto de la comercialización de los estupefacientes, cinco teléfonos celulares y elementos de corte y fraccionamiento.

 

 

Al resultar positiva la medida, la Justicia federal otorgó cuatro allanamientos relacionados en la causa. De esta forma, los efectivos de la PCN se dirigieron primero a una casa de calle Paraguay de Ciudad. Allí incautaron un teléfono celular y diversos elementos importantes para instrucción, como un pendrive y documentación varia.

Luego llegaron hasta el complejo Sueños Dorados, de Guaymallén. Allí secuestraron un Audi A4 y otros papales requeridos por los pesquisas.

 

 

Por su parte, el dato de que el Boliviano César, quien sería el responsable de la droga y supuesto jefe de la organización, se encontraba en una propiedad de calle Soler de Ciudad, fue el próximo a trabajar.

Cuando estaban a punto de irrumpir, observaron que el hombre intentó darse a la fuga en una camioneta Fiat Toro. Sin embargo, a los pocos metros le cortaron el paso y lo esposaron. Llevaba más de 70.000 pesos.

 

 

De la morada secuestraron una Toyota Hilux gris, 1.877 dólares y más documentación.

 

 

En última instancia, los policías llegaron hasta la concesionaria Servet y también incautaron 22.150 pesos, un celular y una tablet.

Por todo esto, el trío quedó a disposición de la Justicia federal, que iba a definir su futuro. De base, comentaron desde los Tribunales de calle España y Pedro Molina, serían acusados por la tenencia con fines de comercialización de la droga.

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

+ BUSCADAS