GOBIERNO

Inspectores del Ministerio de Gobierno participaron en un operativo de Seguridad

Agentes de la Subsecretaría de Trabajo y Empleo y de la Dirección de Defensa del Consumidor colaboraron con las acciones que, coordinadas por el Ministerio de Seguridad, se desarrollaron en comercios de Godoy Cruz y Las Heras.

Con el fin de desalentar la comercialización de objetos de dudosa procedencia y sancionar este tipo de hechos delictivos, inspectores de la Subsecretaría de Trabajo y Empleo y de la Dirección de Defensa del Consumidor participaron de un operativo que realizó el Ministerio de Seguridad en bicicleterías del Gran Mendoza.

Los agentes del Ministerio de Gobierno revisaron la situación de los trabajadores y las condiciones de comercialización de productos y servicios en esos locales, así como también evaluaron las condiciones de la mercadería en venta para definir el origen y destino de la misma.

En este contexto, el subsecretario de Trabajo y Empleo, Carlos Segura, señaló: “Como es de público conocimiento, el hurto y robo de bicicletas y su posterior comercialización es uno de los hechos actuales que afecta no solo a los vecinos de Mendoza en materia de seguridad pública, sino que también tiene una incidencia negativa en el comercio legal y un impacto no deseado en el mundo de las relaciones laborales”.

Por su parte, Mónica Lucero, titular de Defensa del Consumidor, expresó: “Las y los consumidores debemos ser responsables en nuestras compras, concurriendo a comercios habilitados para adquirir los productos que consumimos o usamos, y evitando la aceptación de bienes de dudosa procedencia”.

Y agregó: “La compra de bicicletas de procedencia incierta puede contribuir al comercio ilegal y a incrementar el hurto y robo de este tipo de artículos, poniendo en riesgo a otros mendocinos que son víctimas de estos delitos”.

Del operativo también fueron parte ATM, Municipalidad de Godoy Cruz, y la Dirección de Fiscalización y Control, entre otros organismos.

Libro de quejas e información sobre medios de pago

Durante el operativo, la Dirección de Defensa del Consumidor corroboró en dos de los comercios inspeccionados la inexistencia del Libro de quejas, registro obligatorio que exige esta dependencia; además, se verificó el incumplimiento en la información de los medios de pago que, obligatoriamente, debe exhibir el comercio en el acceso al local.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

+ BUSCADAS