viernes 21 junio, 2024 6:24 pm

El tiempo - Tutiempo.net

TURISMO

Bariloche, un destino para visitar durante todo el año

Las ventajas de visitar este lugar siempre entre los favoritos del país: precios, gastronomía, y por supuesto su belleza.

En temporada de verano o de invierno, Bariloche es perfecta. Pero, ¿y después? También. Es un destino que vale la pena visitar incluso fuera de los momentos de mayor movimiento turístico, y el disfrute es idéntico.

 

Los precios bajan, hay menos gente y se puede aprovechar más de la ciudad y sus alrededores. Además, la gastronomía es excelente, los paisajes son impresionantes y hay muchas actividades para todos los gustos. También se puede aprovechar el programa PreViaje 4 para hacerlo más económico.

FUERA DE TEMPORADA Y CON PREVIAJE 4

San Carlos de Bariloche es uno de los destinos más concurridos del país durante las vacaciones de verano o de invierno. Turistas argentinos y extranjeros la elijen por su imponente belleza y la diversidad de actividades que hay para hacer allí o en los alrededores. Pero en meses de temporada baja, ¿vale la pena? ¿Qué hay para hacer? ¿Vale la pena utilizar el PreViaje 4?

 

En primer lugar, es para destacar que los precios en general bajan considerablemente, en algunos casos hasta casi la mitad. Por ejemplo, en el complejo de cabañas premium Villa Labrador, los valores para alojarse en cabañas totalmente equipadas a orillas del lago Moreno, en enero o febrero rondaban los 80 mil pesos por día, mientras que a partir de marzo y hasta junio esos valores bajarán casi el 50%.

 

Pero más allá del tema económico, la visita a la ciudad rionegrina es ampliamente recomendable fuera de temporada, y aquí algunas razones.

RAZONES PARA VISITAR BARILOCHE FUERA DE TEMPORADA

1) Disfrutar a pleno, sin tanta gente. Está claro que enero y febrero son meses con mucho movimiento en los principales destinos turísticos del país, entre los cuales se encuentra Bariloche. Por eso, quienes tengan la suerte de visitarla fuera de temporada se encontrarán con mucha menos gente, menos colas y más ambiente “local” en cada sitio. Marzo, abril, mayo y junio son meses recomendados para quienes quieren estar en la ciudad sin tanto turismo.

 

2) Aprovechar los precios bajos y la devolución del PreViaje 4. A mayor demanda más suben los precios, una máxima del mercado. Pero cuando la demanda baja un poco, caen con ella los precios y pueden volverse realidad algunos sueños que en enero o febrero se hacen más cuesta arriba: hoteles, cabañas, excursiones y restaurantes suelen bajar sus tarifas y reciben a los turistas argentinos y extranjeros que visitan la ciudad. A eso hay que sumarle las últimas novedades del PreViaje 4, que se espera sirva para comprar paquetes y estadías en la segunda quincena de marzo y hacerlos efectivos en mayo y junio. De esta manera, es aún más tentador y económico viajar por Argentina, en este caso, por Bariloche.

 

 

3) Gastronomía de primer nivel. Quien conoce el sur argentino y ha degustado los productos típicos de la zona sabe que son para paladares exigentes: desde frambuesas y frutillas silvestres que abundan en los muchos bosques de la zona hasta el famoso cordero patagónico o truchas, las opciones a la hora de comer son múltiples. Y si hablamos de las cosas dulces, los chocolates “de Bariloche” tienen una reputación y una fama bien ganada y las fábricas son muchas. Aprovechando la variedad y el sabor de sus frutas, en los últimos tiempos también las cervecerías tuvieron un boom importante en la zona y se pueden probar variedades distintas y curiosas.

 

4) Paisajes de película en pleno centro (y a pocos kilómetros). Una de las mejores cosas que tiene la ciudad es que prácticamente desde cualquier punto se puede disfrutar de vistas espectaculares. No hace falta alejarse para disfrutar de unos mates o chocolate con churros mirando el imponente lago Nahuel Huapi, o pasar una tarde en Playa Bonita o Bahía Serena, a pocos kilómetros del famoso Centro Cívico.

Se pueden visitar decenas de lugares en la Ciudad o en sus alrededores sin tener que gastar dinero, a pie, en colectivo las opciones son múltiples, mientras que con vehículo la oferta se extiende a sitios increíbles como Colonia Suiza, Puerto PañueloCircuito Chico, Circuito Grande, los muchos lagos y ríos que se encuentran en las cercanías, la Península San Pedro, Villa Tacul, Villa Traful, Villa La Angostura y muchos otros sitios donde los paisajes se llevan todo el protagonismo.

 

 

5) Actividades para grandes y chicos, pagas o gratuitas. Ya sea solo, en pareja, con amigos o familia, Bariloche tiene todo para entretener: shoppings, casinos, pistas de patinaje sobre hielo, chocolaterías, cervecerías, ascensos a cerros por distintos elevadores (telesillas o teleféricos), paseos en catamarán, excursiones al aire libre y en lugares cerrados, la ciudad está preparada para todos los públicos y todos los bolsillos.

Ya sea tomando un mate frente al lago o caminando por los frondosos bosques de la zona, en el centro o en los alrededores, todos encuentran entretenimiento y diversión.

 

 

6) Pesca, ski, trekking, montañismo, navegación y mucho más. Hacer deporte es recomendable y saludable; pero hacerlo en entornos naturales y libres de contaminación es aún mejor. Y si además el paisaje es de los más bellos del mundo, con montañas, lagos y atardeceres inolvidables, hacer actividad física en Bariloche es ideal. Desde correr hasta esquiar, desde mountain bike hasta pescar, o tal vez solo una caminata ligera por los muchos senderos que existen en la zona, todo se disfrutará el doble en este rincón mágico de Argentina.

 

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

+ BUSCADAS