Son viñateros y se capacitan porque quieren superarse

Para la industria vitivinícola, una buena comunión de trabajo entre el viñedo y el hombre requiere de experiencia y pasión, y también de mucha y permanente formación. Eso es lo que entiende Chandon Argentina, que de manera conjunta con la Dirección General de Escuelas (DGE) lleva adelante el Programa de Formación de Viñateros, para capacitar de manera gratuita a todos los miembros de la comunidad interesados en conocer más sobre las labores de la vid.

Este programa, con validación nacional y dictado por ingenieros agrónomos y supervisores de viñedos de la reconocida marca que mantiene el liderazgo de espumantes en Argentina, como también por personal del área de Higiene y Seguridad, contempla tres módulos de instrucción. En el primero, que se realizó durante los meses de junio y julio, hubo 31 asistentes, que se formaron en todo lo referido a la poda, como sistemas de conducción, objetivos, tipos y medidas de seguridad.

En esta etapa del año, y de acuerdo con el ciclo de la vid, lo que se ofreció en el segundo módulo, que concluyó ayer, fue todo lo concerniente al manejo en verde, donde se abordaron temas como la fisiología del crecimiento, desbrote, manejo de canopia y despampanado. Hubo clases teóricas dictadas en distintos Centros de Capacitación para el Trabajo (CCT) de Tupungato y San Carlos, y también prácticas que tuvieron lugar en las fincas Caicayén y El Yaima, en ambas localidades.

«Todo lo que sume mayor aprendizaje será bienvenido. Me entusiasmó, sobre todo por la importancia de aprender más y porque en esta zona podemos ser obreros pero también podemos aspirar a llegar más arriba y para eso hay que capacitarse», comentó Emanuel Carlos (26), uno de los jóvenes que aprovecharon la oportunidad brindada por Chandon y por la DGE, por la que todos los participantes reciben su certificado.

«Tiene varios beneficios. Desde capacitar a la gente que puede después trabajar dentro de la empresa, darles herramientas para que desarrollen un oficio o se especialicen y también que puedan bajárseles conocimientos técnicos de parte de gente que lleva muchos años en esto o que son profesionales, como nuestros ingenieros», agregó Rodrigo Videla, del área de Recursos Humanos.

Es que entre los asistentes no sólo hubo principiantes en el manejo del viñedo y quienes aspiran a dar sus primeros pasos sino trabajadores con experiencia en el manejo de la vid. «Nunca está de más lo que uno aprende. Esto es súper bueno y todas las empresas deberían ofrecerlo. Sobre todo para los chicos, para que tomen conciencia de la importancia del trabajo», aseguró Leoncio Segundo (52), oriundo de Dubois, quien ya ha realizado este tipo de labores.

Que la propuesta sea abierta a toda la comunidad, tengan o no trayectoria, es parte importante también dentro de los objetivos del curso, a través del intercambio de saberes que genera.

«A algunos les puede aportar algún criterio más a lo que ya saben o algo nuevo; a los que están en un nivel intermedio les refuerza el conocimiento y los que están iniciándose se encuentran con un camino nuevo», dijo Mario Sonzogni, jefe de los viñedos de Tupungato y La Consulta (Altamira), destacando la importancia de la capacitación, más allá de que cada empresa y su equipo técnico tienen su impronta de trabajo sobre la planta y su producto.