Sabías que el vino tinto es bueno para el cerebro

Un equipo de científicos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown (EE.UU.) ha presentado ante la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer de 2016 en Toronto (Canadá), un interesante estudio sobre los efectos del resveratrol, compuesto natural presente en el vino tinto, las frambuesas, los arándanos o el chocolate negro,sobre la enfermedad de Alzheimer.

Según cuenta la revista Muy Interesante, los expertos han descubierto que este fenol natural parece restaurar la integridad de la barrera hematoencefálica, lo que disminuye la capacidad de las moléculas inmunes dañinas de infiltrarse desde el cuerpo hacia los tejidos cerebrales.

En su experimento, los investigadores examinaron moléculas específicas del líquido cefalorraquídeo tomadas de un grupo de participantes con alzhéimer. 19 de ellos recibieron un placebo y los 19 restantes pasaron a formar parte de un tratamiento diario con resveratrol,con una cantidad equivalente a la que podemos encontrar en unas 1.000 botellas de vino tinto.

Después de un año, los pacientes que habían sido tratados con el compuesto, presentaban una reducción del 50% en los niveles de metaloproteinasa-9 (MMP-9) en el líquido cefalorraquídeo. Teniendo en cuenta que niveles altos de MMP-9 provocan una ruptura de la barrera sangre-cerebro, y que las proteínas y moléculas entren en él, el resveratrol actuó como un sostenedor de esta barrera. Así, la reducción de la inflamación neuronal disminuyó el deterioro cognitivo de los participantes, en comparación con el grupo que estuvo tomando el placebo.