Pese al ajuste, el Gobierno promete no bajar gasto social

“La Nación tiene hoy el 70 por ciento del presupuesto destinado a gasto social”, aseguró el ministro de Justicia, Germán Garavano.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, aseguró ayer que el Gobierno «tiene muy enfocados los recursos en el gasto social y eso no se va a tocar».

Además comprometió «todo el esfuerzo que haya que hacer» para que el Ejecutivo disponga de los recursos para seguir ayudando «a los que menos tienen y a los que más lo necesitan», aunque desde el Ejecutivo tienen una meta que se acerca a los 250 mil millones de pesos.

«La Nación tiene hoy el 70 por ciento del presupuesto destinado a gasto social», remarcó el funcionario.

Garavano señaló que su cartera hizo a principios de año «un recorte del 25 por ciento en los cargos políticos» y se declaró dispuesto a hacer «todo el esfuerzo que haya que hacer tratando de ayudar a los que menos tienen y más lo necesitan».

«El gobierno nacional tiene muy enfocados los recursos en el gasto social y eso no se va a tocar», subrayó.

«El gobierno va a hacer el esfuerzo para que el país entre en la senda del crecimiento», subrayó Garavano, al indicar que para ello es necesario que se comprometan «todos los niveles: municipal, provincial y nacional».

«No hay soluciones mágicas, no hay que creer en recetas o soluciones instanáneas. Hay que tratar que este crecimiento se mantenga, y por eso esta decisión», puntualizó el ministro.

Mencionó entre otras iniciativas que llevó adelante el Gobierno  está «la transferencia de fondos a las provincias luego de fallo de la Corte Suprema de Justicia, que hoy les permite avanzar hacia un superávit con cifra récord de recursos transferidos desde la Nación».

También incluyó el «crecimiento en la venta de autos, camionetas, motos y maquinarias, en un promedio de 68 por ciento»,así como del «turismo y la construcción», con «niveles bajos» pero de forma ascendente.

«Argentina tiene que trabajar en esta dirección de crecimiento sostenido», dijo Garavano, para quien hace falta que hagan «este sacrificio» quienes «más chance tienen de hacerlo», condición que pusieron el presidente Mauricio Macri y la titular de la cartera de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

El paquete de medidas

El Gobierno pondrá en marcha un plan de ajuste con el que tiene como objetivo ahorrar unos 20 mil millones de pesos en 2019. El plan, diseñado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, responde a un pedido del presidente Mauricio Macri, quien cree que hay «despilfarro» estatal.

Por eso Dujovne dio a los ministros dos semanas para presentar su esquema de recortes

Como primera medida, se suspenden por dos años los ingresos a la administración pública nacional, salvo en las Universidades, el Conicet y el servicio exterior.

Ahora trabajan para el Estado Nacional 208.000 personas, casi 40 mil menos que al asumir Cambiemos.

Solo tendrán chofer el jefe del Estado, los ministros y secretarios de Estado. El resto de los funcionarios deberá agarrar el volante y manejar.

Los funcionarios no van a volar más en categoría business. Además se revisarán los viáticos, ya que el Estado Nacional gasta más de 5 mil millones al año.

Las medidas se implementarán  «en muy corto plazo», según altas fuentes del Gobierno. Solo requieren resoluciones administrativas. Entre ellas se destaca el ordenamiento de los salarios en los organismos descentralizados del Estado nacional.

En la AFIP, por ejemplo, el salario promedio es de 100.000 pesos, según reconocieron fuentes del Gobierno.

El Poder Legislativo también está bajo revisión. La biblioteca del Parlamento  tiene 1700 y la imprenta gasta 552 millones. «Les vamos a proponer un gasto más racional», explicaron allegados al ministro de Hacienda.

Aerolíneas Argentinas e YPF, empresas estatales, también serán «invitadas» a revisar los salarios, al igual que el Poder Judicial, ya que los empleados judiciales nacionales tiene sueldos por encima de la media.

La meta es que no gasten por encima de la inflación hasta 2021