Las consecuencias de no pagarle la deuda al FMI y caer en default

El Fondo Monetario Internacional es un organismo de crédito multilateral creado en 1944 para financiar a los países afectados por la Segunda Guerra Mundial. La integran 189 Estados miembros, de unos 220, que con sus cuotas de USD 692.000 millones generan una capacidad prestable de 1 billón de dólares, equivalente a 2 veces el PBI de la Argentina de un año.

Actualmente, el organismo tiene comprometidas asistencias por un total de USD 189.000 millones, de los que desembolsó sólo USD 55.000 millones, en su mayor parte a la Argentina, que le adeuda hasta hoy USD 44.400 millones, como parte del crédito stand.-by acordado inicialmente por USD 50.000 millones en junio de 2018, y ampliado en septiembre de ese año a USD 57.000 millones, con vencimientos concentrados entre 2022 y 2023, y pequeños remanentes en 2020 y 2023 y tienen vencimientos concentrados entre 2022 y 2023.

Hasta el presente el organismo desembolsó 5 giros del plan de asistencia financiera, mientras que se encuentra demorado el sexto por unos USD 5.400 millones que intenta destrabar el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en Washington; y restarían 7 trimestrales por unos USD 1.000 millones cada uno, desde diciembre próximo. Sin embargo, todo esto último está condicionado al resultado de las elecciones generales del 27 de octubre o, eventualmente el 24 de noviembre, habida cuenta de que la fórmula ampliamente ganadora en las PASO, Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner, se ha manifestado crítica a los pagos de los vencimientos de la deuda al FMI: “no será a costa del pueblo argentino”.

Frente a ese posible escenario de atrasar los pagos al Fondo, el economista argentino de la Universidad de Columbia, Guillermo Calvo, dijo a fines de julio “la Argentina es hoy para el Fondo Monetario Internacional (FMI) la inversión más importante que tiene”, por el volumen del préstamo otorgado, próximo a los USD 57.000 millones. “Si Argentina no le paga al FMI, el FMI se funde.

Como decía Keynes cuando uno debe poca plata al banco, uno tiene problemas, pero si uno debe mucha plata al banco, el banco tiene problemas”, graficó.