La Lepra le ganó 2 a 0 a Santamarina en Tandil

Independiente Rivadavia de Mendoza, comprometido por el descenso, logró esta tarde una victoria significativa como visitante por 2 a 0 ante Santamarina de Tandil, en un encuentro que tuvo un final emotivo, jugado en la ciudad serrana del sur de la provincia de Buenos Aires por la octava fecha de la Primera B Nacional.

Los goles del conjunto mendocino fueron marcados en el segundo tiempo por el delantero Diego Cardozo (40m.) y el mediocampista Facundo Curuchet (45+6). El árbitro Mauro Giannini expulsó al volante visitante Franco Dolci (45+3 ST).

Con esta victoria Independiente Rivadavia suma ocho unidades en la tabla de posiciones, pero todavía está en la zona del descenso, mientras que Santamarina cuenta con siete puntos.

El final emotivo y dramático que tuvo el encuentro elevó considerablemente la calificación del mismo que tuvo varios pasajes deslucidos y sin acciones para destacar.

El mérito del conjunto cuyano dirigido por Martín Astudillo fue que a pesar de tener que soportar la angustia de la preocupante posición en tabla del descenso, no especuló y siempre intentó llegar al arco tandilense.

Y a los 40 minutos del complemento, cuando parecía que iban a repartir los tantos, una corrida por derecha de Curuchet terminó en un centro al corazón del area y con un cabezazo al ángulo izquierdo Cardozo abrió el marcador a pesar del esfuerzo del arquero Joaquín Papaleo.

Pero Santamarina «infló» el pecho y lejos de caer anímicamente, se fue con todo al ataque y en dos oportunidades estuvo a punto de convertir, pero el arquero Cristian Aracena en formidables atajadas les ahogó el grito de gol.

Todavía quedaba algo más y Curuchet cerró el partido (45+6) al marcar el segundo tanto mediante un contraataque cuando todo Santamarina estaba jugado en el área mendocina.

En la próxima fecha (9na.) el miércoles (21,30) Independiente Rivadavia recibirá a Flandria, mientras que Santamarina quedará libre.