Exigen mayor control del agua a barrios privados de Luján

Así lo informó hoy el intendente Bragagnolo, tras anunciar que los complejos nuevos deberán contar con ese sistema. El plazo para presentar planes de adecuación será de seis meses, aunque les darán entre uno y dos años para hacer las obras. El objetivo es ahorrar el 80 por ciento del agua de riego.

Los barrios privados de Luján tendrán seis meses para presentarle al municipio planes de riego presurizado para las zonas comunes y lotes.

Así lo adelantó este jueves el intendente del departamento, Sebastián Bragagnolo,  «Por ahí habrá un plazo de seis meses para que se presenten al municipio y digan cuál es el plan que ellos creen que pueden realizar», sostuvo Bragagnolo. Agregó en este sentido que el plan para concretar las obras «no será de menos de uno o dos años», debido a la «diversidad» de los barrios.

«El plan engloba a todos los barrios que tienen derecho de riego, aclaró. Y agregó: «No se exigirá de un día para el otro porque hay que ver, por ejemplo, si en hay espacio para un reservorio. En algunos barrios puede ser más fácil y en otros más difícil. Y en materia de agua potable, también vamos a trabajar con un tema de micro medición».

Bragagnolo había anunciado el miércoles que los nuevos emprendimientos inmobiliarios deberán contar con sistema de riego tecnificado para ponerse a tono con un plan amplio llamado “Luján en crecimiento sostenible” que presentará en la primera semana de febrero. «Desde hoy todo barrio nuevo, cuyo terreno tenga derecho de riego, deberá contar para su aprobación con un sistema de riego por goteo del arbolado público y presurizado en cada lote», expresó el intendente en las redes sociales.

La medida tiene como objetivo ahorrar el 80 por ciento del agua de riego que se consume actualmente y le exige al municipio lo mismo que a los privados: la utilización de tecnologías para dejar en el pasado el uso de las acequias.

«Se priorizarán la plaza de Luján, el parque cívico y la plaza de Chacras para empezar la reconversión al riego tecnificado», señaló en ese sentido.

Bragagnolo minimizó el impacto económico de la medida en los barrios. «La inversión es muy baja, estamos hablando de mangueras, no hablamos de algo muy complejo. Hay gente que hace el riego por goteo de su jardín solamente con alguna explicación de internet», afirmó.

También indicó que tiene una reunión pendiente con el jefe de Irrigación para tratar el problema del agua que se malgasta.  «Quedamos en reunirnos con (el superintendente de Irrigación, Sergio) Marinelli, porque el agua va por las acequias y el uso del recurso es altamente ineficiente«, reconoció.