En vitivinicultura, la lucha contra la concentración tiene aspectos macroeconómicos y microeconómicos

Lo dijo el ministro Enrique Vaquié en la presentación del nuevo equipamiento de Agroindustrias Carricondo.

El ministro de Economía, Infraestructura y Energía analizó el momento de la actividad vitivinícola durante la inauguración de una nueva máquina de embalaje de Agroindustrias Carricondo.
Acompañado por dirigentes vitivinícolas, empresarios bodegueros y productores, el titular de la cartera económica puso en funcionamiento la nueva línea de empaque para vino en tetra de última generación, que adquirió la bodega del Este y que le permitirá consolidar su crecimiento en el mercado, envasando 6.000 litros por hora.
“Nosotros somos transitorios en los cargos, ustedes los empresarios son permanentes. En estos últimos 20 años la vitivinicultura hizo un esfuerzo grande por transformarse. Tanto en los viñedos, en las bodegas y sobre todo en la concepción mental de los empresarios. Esa es una tarea constante y que no termina en un día. Es una tarea que tiene que permanecer. Y en ese proceso continuo de transformación es que seguimos trabajando y eso tiene muchas aristas”, comenzó su discurso Vaquié.
En este contexto, el funcionario destacó la importancia de las inversiones para continuar el proceso de ofrecer productos que los consumidores demandan pese a la impacto negativo de la inflación. “Una arista fundamental es la de invertir, tener equipamiento que les permita a los empresarios bajar costos, trabajar con otros productores de uvas. Que les permita también mejorar condiciones ambientales y que es unas de las básicas para luchar contra la concentración, la cual tiene asuntos clave de tipo macro económicos pero también microeconómicos”, agregó.
Respecto a este último aspecto, Vaquié resaltó el esfuerzo de este nuevo desembolso de la bogeda con sede en San Martín. “La forma microeconómica es la manera de salirse o al menos de intentar mitigar la concentración económica. A través de un proceso de inversión, de poder competitivo y poder darle oportunidades distintas a los productores y a todo el clúster vivitinícola, que es lo que está haciendo Pedro Carricondo”, sostuvo.
“La forma de ir encontrando cuál es el camino correcto al tener tantos problemas microeconómicos, es apostando al diálogo, opinando, por eso hemos intentado desde el Gobierno ir a todas las instituciones. En ese marco, hay que apostar a las entidades. Si bien dentro de la cadena vitivinícola hay jugadores muy grandes que tienen un gran poder de mercado, apostar a las instituciones como la Coviar es un camino”, declamó el ministro.
Por último, Vaquié cerró que “tanto para el mercado interno como para el externo, en las instituciones es que el sector productivo se tiene que fortalecer. Por eso el diálogo que piden los pequeños y medianos productores es mejor mantenerlo en el marco de esas instituciones. Porque la apuesta a la inversión, aunque tenga una visión a largo plazo, es la clave. Porque de otra manera no habrán salarios dignos en la actividad económica mendocina en el sector privado de Mendoza, con salarios en blanco, como queremos, si no hay gente que invierta y que entierre el dinero y que mejore la actividad sistémica para todo el modelo”.