En medio de un fuerte operativo policial volvieron a clases los alumnos del Próvolo

Después que se hicieran públicos los casos de abuso sexual por parte de sacerdotes a chicos sordos en el Instituto Antonio Próvolo la DGE decidió suspender las clases el martes y miércoles.

Finalmente hoy, los alumnos volvieron al establecimiento en medio de un gran despliegue policial para terminar el ciclo lectivo 2016 que cierra la semana que viene. Desde muy temprano se apostaron móviles y efectivos de la Policía de Mendoza para ordenar el ingreso de las personas autorizadas al colegio.

En un primer momento solo cruzaron los portones de edificio ubicado sobre Boedo 385 de Carrodilla, Luján de Cuyo, padres, docentes, alumnos y miembros del Sindicato de Docentes Privados y de la DGE. Tienen prohibido el ingreso miembros y empleados de la orden religiosa ya sean administrativos o de mantenimiento (uno de los imputados es un jardinero).

Una de las personas que decide quién entra y quién no es la directora Valeska Quiroga que se quedó con custodia junto a las rejas y se negó a hablar con la prensa.

Según trascendidos, habrá una reunión entre los padres, SADOP y la DGE sin presencia de los medios.

Durante el fin de semana salieron a la luz una serie de denuncias de abuso sexual con acceso carnal que terminaron con al menos dos sacerdotes y tres administrativos imputados. Actualmente la investigación está a cargo de Fabricio Sidoti (cuestionado por el caso Ayelén Arroyo).