Elecciones en el Sindicato Petroleo Gas y Bio. Privado de Cuyo

Al finalizar este recorrido territorial que nos impusimos desde hace un tiempo a esta parte. Lo primero que surge de mi mente y mi corazón, es decir GRACIAS.

Gracias a Dios, a la familia petrolera y a todos ustedes, por su presencia en este momento único, en el que juntos vamos a construir una etapa histórica en la vida de nuestro Sindicato.

Gracias por darnos la fe, la fortaleza y la esperanza para caminar unidos hasta que un mejor presente llegue a todos, sin distinción alguna.

Todo este tiempo lo dedicamos a recorrer con mayor intensidad nuestro territorio, desde el Corcovo hasta las provincias de San Juan y San Luis. Siempre con el objetivo de trabajar a favor de todos los compañeros y compañeras, sin distingos de sus posturas o su incidencia, escuchamos cada una de sus inquietudes.

En esos recorridos sentimos y vivimos con cada uno de ustedes los problemas que tanto nos aquejan y que la actual administración ha sido incapaz de resolver.

Fuimos testigos de las precarias condiciones en que se encuentran algunos de nuestros compañeros, por consecuencia de dirigentes más preocupados por la política partidista que por resolver sus problemas.

Escuchamos las preocupaciones de varios compañeros que no solo se han visto afectados en su realidad laboral, sino también en la calidad de vida de su familia.

Hemos podido percibir a compañeros sumamente dolidos a consecuencia del abandono y el olvido de estos años, sin sentir la hermandad y el abrigo protector de su gremio.

Sentimos un pedido mayoritario por recuperar la unidad perdida en acciones egoístas que terminaron beneficiando a pocos y abriendo heridas dolientes en cada trabajador decepcionado.

A tantas inquietudes podemos decirles que el cambio está en marcha, el cambio empieza por utilizar los medios del Sindicato con criterio social y con el único y principal fin del mejoramiento mutuo y equitativo. Ese es el verdadero cambio, que cada decisión sindical, esté enfocada en lograr el real beneficio de los trabajadores y su familia y no de un puñado de dirigentes que aburguesados en el poder, olvidaron a quienes representan.