Armando Manzanero, amor a dos voces

Cuando la tierra se movió bajo sus pies, el inmortal cantautor mexicano estaba adentro de un estudio de televisión en el centro del DF. “No sé ni cómo salí”, dice con la voz atravesada todavía por la conmoción. “Este año ha sido muy difícil para mi pueblo”. No sólo se refiere a las fuerzas de la naturaleza. Pero prefiere no entrar por allí. Y sugiere: “Pregúnteme mejor de música”.

Antes queremos preguntarle por Ayotzinapa, otro de los hechos que sacudió a los mexicanos: la masacre de los 43 estudiantes, en el contexto de un país tomado por el narcotráfico. Pero insiste “pegúnteme de música”, no sin antes aclarar que no le gusta hablar de asuntos de política (“en esas cosas ni me meto”), pues cuando él quiere hacer un reclamo “no me meto en multitudes, voy a donde tengo que ir, con mi propia voz”.

Como desde hace 12 años, la jornada sísmica del martes pasado el maestro grababa su programa “Música con Armando Manzanero”. “Esa tarde justo estaba presentando a una banda muy querida en Argentina: Maldita Vecindad”. Iba a ser un programa hermoso, ya que el embajador de la canción romántica dejaba entrar por su puerta a ese grupo (que también se llama “Hijos del Quinto Patio”) donde conviven el rock, el ska, el reggae, el punk e influencias tradicionales de la música mexicana como el danzón y el bolero. “Pero no alcancé a decir ‘Malditaaaaa…’ que ya se vino el remezón”.

Ese recuerdo reciente contrasta con su presente. Al momento de esta entrevista, Armando está a la vera del Río Paraná, comiendo un surubí recién pescado para el festín, junto a “cinco bellas flores” humanas. Hablar de música es, entonces, retrenzar los lazos entre México y Mendoza. El nudo es Daniel Riolobos, el gran cantor godoicruceño que Manzanero admiró.

“Lo admiraba tanto, pero tanto, que cuando me enteré que viajaba de Cuba a México fui con un amigo a buscarlo al aeropuerto y lo llevamos al hotel que quedaba enfrente del teatro donde iba a presentarse. Nos hicimos muy amigos”. Armando cuenta que Riolobos le hablaba, cada tanto, de su tierra natal, de su madre. Por su parte, el mexicano disfrutaba cuando su amigo entonaba “La noche de anoche” o “Vete de mí”. Se convirtió en su pianista. Hasta que el mendocino no se presentó en un horario convenido por haberse quedado dormido. Ese día -dice Armando- dejé de ser su pianista.

Para mantenerse en carrera, Manzanero consciente que la pasión y la disciplina son ley.

Otro de sus grandes admirados argentinos es Chico Novarro. Pero no de cualquier época. Manzanero recomienda: “Escuche ‘El Ladrón’, con Sonia López”.

Una de las relaciones musicales más motivantes que siente en este momento es la que mantiene con Verónica Cangemi, la soprano mendocina con quien, desde hace un año, comparte escenarios.

“Es una joya”, afirma el maestro. “Le anticipo que el año que viene vamos a lanzar un disco juntos”.

Antes, sonarán mano a mano en la tierra de Riolobos, Godoy Cruz.

Romance bajo la luna

Hoy, el encuentro único de dos voces privilegiadas tendrá lugar en el departamento. La soprano mendocina Verónica Cangemi y el pianista y compositor mexicano Armando Manzanero se presentarán en el Parque San Vicente, a las 20.

En el marco de la gira 2017 de su espectáculo “Juntos”, el dúo de artistas reconocidos internacionalmente traerá una colección de inolvidables canciones para volver a enamorarse.

En el predio habrá un sector preferencial de 1.000 localidades, con un valor de $100, que serán destinados a la campaña “Prende tu Estrella” de FUNDAVITA. Esos tickets ya están disponibles y podrán retirarse en la boletería del Teatro Plaza (Colón 27), de 9.00 a 18.00 y en la sede de FUNDAVITA (Salta 1829.PB. Cdad), de 9.00 a 17.00.

Además, se dispondrán 3.000 sillas adicionales a las cuales el público tendrá acceso gratuito. Asimismo, quienes lo deseen podrán llevar su reposera al parque para disfrutar esta función especial de alto nivel.
Será una gran oportunidad para presenciar un show único y aclamado a nivel mundial. Por primera vez la lírica y los boleros se unen para cantarle al amor, con dos voces únicas y dos estilos diferentes que se entrelazan en una puesta impactante.

Juntos interpretarán canciones inolvidables como “Esta tarde vi llover”; “Somos novios”; “Por debajo de la mesa”; “Voy a apagar la luz” u “O sole mio”, entre otras notables piezas, acompañados por una orquesta dirigida por el director Javier Guevara.

Los anfitriones

Verónica Cangemi inició su carrera en Europa y se especializa en los siglos XVII y XVIII de la ópera. Desarrolló una trayectoria internacional que la llevó a cantar en los escenarios más reconocidos del mundo como La Scala de Milán (Italia); Covent Garden (Londres); Opera de Munich y Opera de Dresden (Alemania); Teatro la Monnaie (Bruselas); la Opera de Washington; El Carnegie Hall (EE.UU); Opera des Champs Elysées (Francia); Opera Nacional de Tokio (Japón) y el Teatro Colón (Argentina), entre otros.

Armando Manzanero lleva más de medio siglo de éxitos internacionales. Sus dotes como autor, cantante, pianista y arreglador enmarcan una brillante trayectoria. Es el compositor de más de 400 canciones, de las cuáles más de 150 han obtenido fama internacional. El artista trasciende el tiempo y sus obras se siguen escuchando una y otra vez. Con sus presentaciones se mantiene próximo al público que lo ha seguido durante largo tiempo, recorriendo el continente americano y el mundo entero.

La ficha

Concierto de gala de Armando Manzanero y Verónica Cangemi

Día y hora: Hoy a las 20.
Lugar: Parque San Vicente (Av. Ing. Cipolletti e Ing. Huergo).
Entradas: Sector preferencial: $100 (1.000 localidades), a beneficio de Fundavita. Puntos de venta: boletería del Teatro Plaza (Colón 27), de 9 a 18 y sede de FUNDAVITA (Salta 1829.PB. Cdad), de 9 a 17.
Sector general: gratuito (3.000 localidades).
Organiza: Municipalidad de Godoy Cruz