Agencias de viajes piden que el Gobierno declare la Emergencia Turística en Mendoza

Representantes de unas 450 agencias de viajes y turismo que operan en la provincia pedirán hoy al Gobierno y legisladores que se declare la Emergencia Turística en Mendoza, una figura que contempla beneficios temporales a las empresas para asegurar estabilidad de empleos mientras dure la crisis provocada por el avance del coronavirus.

«En este contexto, lo ideal sería contar con subsidios, pero sabemos que es muy difícil. Por lo pronto, al menos acceder a créditos blandos para poder financiarnos y no llegar a la medida extrema de tener que reducir personal», confirmó Pablo García, presidente de Amavyt (Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo.

De la reunión, prevista durante la mañana del lunes, participará la ministra de Turismo, Mariana Juri, y un grupo de senadores y diputados oficialistas y de la oposición. Según estiman desde Amavyt, las agencias emplean a más de 1.500 personas a nivel local, cuyo sostenimiento es la premisa con la que los empresarios van al encuentro.

¿Qué implica la declaración de Emergencia? Como primer punto, y según se ha aplicado al sector agropecuario en ciclos excepcionales (por ejemplo, pérdidas irreversibles por contingencias climáticas que condicionan el año comercial), contempla el diferimiento de impuestos provinciales como Ingresos Brutos por hasta 12 meses y en ciertos casos también la suspensión de ejecuciones y embargos.

Devoluciones y reprogramaciones

Mientras algunos hoteles empiezan a devolver el dinero a quienes habían reservado alojamiento para estas fechas y no podrán venir a Mendoza, las agencias ya empezaron a reintegrar a sus clientes el dinero por los viajes que no se realizarán. Aunque en muchos casos, en sintonía con la decisión de varias aerolíneas, directamente se emiten notas de crédito sin fecha que podrían emplearse cuando se levanten las restricciones y haya un nuevo cronograma.

Si el cuadro ya era desalentador para el sector turístico frente al derrumbe de las reservas y ventas de viajes al exterior frente al avance del coronavirus, ayer terminó de disipar alguna esperanza la confirmación del cierre de fronteras terrestres y la pretensión del gobernador Suarez de hacer lo propio con el Aeropuerto Francisco Gabrielli.

Según García, «la caída de ventas de paquetes al exterior ya supera el 90% en un mes muy importante como es marzo, y en el emisivo, sin ser idéntica la merma, sigue creciendo».